# 13 

December 29 [Tue], 2009, 14:10
Era de noche, y se me hacía imposible cerrar los ojos. Me pesaba el cuerpo, y con suerte pude llegar a mi cama, estaba sobre ella, suspirando a cada momento, mientras pensaba en la oscuridad que me tenía rodeado, toda aquella soledad asfixiante que me rodeaba en aquel momento.
Sentí un suave suspiro, tenía miedo. No quise abrir los ojos por temor, aún así me acomodé más al lado intentando alejarme de aquel extraño calor que sentía en mi espalda.
Nuevamente, un suspiro cercano a mi cuello me hizo abrir los ojos ya asustado, no podía mirar a un lado, entonces sentí una mano apoyada en mi cadera. Comenzé a llorar lleno de miedo, no sabía que hacer...
Entonces miré hacia un lado y ahí estabas tu sonriéndome.
-¿Yuu?-Pregunté incorporándome lentamente. Era imposible, realmente no podía estar pasando, todos me decían que habías muerto, entonces todo era una cruel mentira para alejarme de ti, pero, ¿que hay de Akira y Takanori?, ellos jamás serían capaces de mentirme de tal manera, ellos nunca hubiesen sido capaces de alejarme de tí, ¿cierto?-¡Yuu!-Exclamé abrazándote con fuerza, se supone que hace tanto debías de estar en otro mundo, que estabas bien en otro lugar, pero entonces, ¿Que haz hecho en todo éste tiempo?
-Shh...-Dijiste apoyando tu dedo índice en mis labios para que hiciera silencio, entonces te miré interrogante.-No puedes hablar tan alto amor.- Era su cálida y calmada voz la que extrañaba y necesitaba a diario.
Besaste mis labios suavemente, y yo te fui correspondiendo con inseguridad, a decir verdad temía a perderte de nuevo y que todo no fuera más que un sueño. Me sujetaste por los hombros, mientras intentabas quedar sobre mi, sonreíste de medio lado, mientras a penas rozabas las yemas de tus dedos con mis muslos y me hacías suspirar sonrojado
-Aki-chan y Taka-chan me mintieron.-Susurré escondiéndome en tu pecho.
-Claro que no, claro que no, ellos son tus amigos.
-Pero tu no estás muerto cómo me dijeron.
-¿No recuerdas?, me viste en el ataúd querido.
-¿De que hablas Yuu?
-Shima, shima, yo soy tu ángel...-Esos seres no existen, me estás jugando una mala broma, te conozco, se cuanto te gusta bromear.-Tenía que decírtelo antes de desaparecer.
-¿Desaparecer?
-Tengo que irme al cielo a vigilarte cariño.
-No es cierto, Yuu no puedes irte otra vez.
-No lo hago por que quiero.
-Entonces no me dejes.
-Soy tú ángel, no puedo quedarme en la tierra, estoy muerto.
-Pero Yuu...
-Ya no repliques Shima.-sonreíste.-Duérmete, y cuando despiertes te prometo que todo mejorará.
-¿De que hablas?
-Sólo duérmete.-Entonces decidí obedecerte, y me acomodé entre tu cuello, sintiendo tu aroma y el de tu cabello... No quería dejarte ir, no quería que desaparecieras y fueras al cielo, te quería conmigo, pero no podía hacer nada... Esa noche, soñé con una tormenta, muy fuerte, estaba en casa, sólo, y llegabas tu con un ramo de rosas. Era extraño, sí, por que todo se me hacía tan real y familiar. Pero no puedo recordar nada del pasado, sólo se de tí, que te amaba, que te amo. También se de mi familia y de mis amigos. Pero sólo recuerdo rostros, y ningún acontecimiento.
En la mañana, abrí los ojos con pesadez, no estabas allí, y yo no tenía idea de donde estaba. Era una habitación blanca, daba miedo lo desolado que se veía, no era algo normal, ¿Acaso morí y llegué a parar aquí?... Abrieron la puerta y yo me senté despacio en la cama. Era una doctora de aspecto juvenil, con unos lentes blancos, y el cabello castaño que llegaba hasta sus hombros, sus ojos levemente maquillados, le daban un aspecto mucho más delicado. Ella me sonrió.
-Kouyou-san, ¿Cómo se encuentra hoy?
-¿Quien es usted?-Pregunté mirándola a los ojos, mientras ella se acercaba a mi.
-Doctora Takemasa.-Sonrió frente a mi.- ¿Puedes contarme que pasó?-Negué con la cabeza mientras ella me miraba con una expresión demasiado alegre.
-No sé donde estoy.
-Si lo sabes, es sólo que no quieres recordar.-Dijo tendiéndome su mano, supongo que para que me levantara.-Inténtalo.-Miré a mi alrededor, cada vez el mieod me invadía con más fuerza, comenzé a llorar mientras miraba un pequeño espacio en la pared que permitía que entrara la luz del sol.-¿Quieres salir?-Me preguntó con una mirada alegre, o quizás esa expresión era natural en ella...
-No...
-¿Entonces que piensas hacer?
-Yuu, yuu estuvo conmigo ésta noche, estábamos en casa...-Ella bajó la mirada y cambió su sonrisa por una mueca rígida mientras volvía a dirigir su vista hacia mi.
-Kouyou, sabes que eso no es posible.-Dijo un señor ya de edad, entrando al mismo cuarto en que estábamos.
-Hiroshi-kun.-Susurró ella poniéndose de pie.-No puede interrumpir así, sabe que el señor Takashima es mi paciente.
-¿De que habla?-Pregunté asustado mientras me alejaba de ellos dos.
-¿No ve que estábamos hablando?
-Yuu estaba conmigo, yuu estaba conmigo anoche.
-¡No es posible!-Gritó enojado mientras alejaba a la doctora de mi.
-¡Si lo es!, ¡¡Yuu estaba conmigo!!-Grité tirándome al piso, mientras el seguía gritándome que estaba loco, y que Yuu no podía estar conmigo, entonces le pidió a las enfermeras que me inyectaran, y así fue. Me dieron un calmante, y me pusieron una camisa de fuerza, no entendía nada, y estaba demasiado asustado. Luego de eso me senté en una esquina de la habitación y aquella chica volvió a entrar.
-Tienes visita.-Susurró a mi lado, yo aún no podía reaccionar, y tampoco podía moverme...


Silly God Disco-The Gazette



プロフィール
  • プロフィール画像
  • アイコン画像 ニックネーム:xdirtyfuckers
読者になる
2009年12月
« 前の月  |  次の月 »
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31
最新記事
最新コメント
Yapme!一覧
読者になる